MVP producto mínimo viable

Pudimos titularlo también: ¿Cómo saber que tu idea no es estúpida? Entérate de qué significa MVP o Producto Mínimo Viable y como construirlo sin gastar una fortuna.

En este módulo o post lo que queremos hacer es:

  • Identificar que queremos testear.
  • Construir un MVP.
  • Medir la efectividad en el mercado.
  • Aprender del experimento, pivotamos y validamos o no hipótesis.

¿Qué significa MVP?

Un MVP Producto Mínimo Viable es una versión limitada a mostrar a tu potencial cliente las características esenciales y el beneficio por el cual debe comprarte a ti ese producto, usando para ello la mínima cantidad de recursos posibles.

¿A qué se parece un MVP o Producto Mínimo Viable?

Aquí te decimos 10 maneras de construir un MVP para que entiendas de lo que hablamos.

1. Landing Pages.

Un MVP o Producto mínimo viable puede ser una landing page creada en Instapage con la información de tu producto y un call to action que lleve las visitas cualificadas a rellenar un formulario, en otras palabras, una página de aterrizaje en el que digas: esto es lo que hacemos y si te gusta haz click en este botón. El tráfico puede venir de una campaña en Google adwords con el que podrás identificar si hay gente dispuesta a pagar por el producto más rápidamente.

Podemos luego también hacer pequeñas optimizaciones creando un test A/B para probar dos versiones de tu página o call to action. Observando las interacciones de los visitantes podemos determinar y optimizar una landing eligiendo la que tenga menor número de abandonos, mejor conversión o mayor número de leads. Entre las opciones está Optimizely y Unbounce.

2. Mockups de Aplicaciones.

Para el caso de una aplicación puedes hacer un mockup de las pantallas con tu idea de aplicación como un MVP para saber si de verdad debemos construir el producto. Si no es la mejor solución puedes comenzar a iterar. Una herramienta para esto puede ser Ninja Mockup.

3. Face to Face.

En Zimyos necesitábamos ver cómo reaccionan las personas ante nuestra solución de crear su propia startup usando las mejores herramientas y métodos disponibles. Asi que enseñamos nuestra web a todos aquellos que pensamos podrían ser nuestros clientes. De esta manera podíamos ver en sus ojos si había brillo o no.

4. Campañas de Crowdfunding.

Presentar tu Startup en Indiegogo o Kickstarter sin siquiera haber creado el producto. Aquí puedes tanto validar la idea como conseguir fondos para materializarlo. Este sería el caso perfecto de lo que significa MPV.

5. Redes Sociales.

¿Cuál sería la versión más simple de tu solución con la que podrías pedir a la gente que te pague? Si siempre tratas de pedir dinero podrás saber realmente si tu producto vende. Envía un correo, usa Facebook, Twitter, Instagram o con cualquier otra red social junto a una buena infografía para explicar tu producto o servicio. Optimiza hacia la venta y adquiere tráfico con herramientas como Facebook ads.

Es importante saber qué red social encaja mejor con tu target. Por ejemplo cerca del 96% de fans de Pinterest son mujeres y Pinterest es una red muy potente para llevar tráfico a tu web. Si tu negocio es de prendas de vestir o similar, Pinterest puede ser un gran canal para generar leads. Si además te tomas algún tiempo para chequear lo que se comparte en esta red podrás saber lo que realmente le importa a tu audiencia.

6. Creando una pagina con WordPress.org.

Crear un sitio en WordPress.org no es nada complicado. Puedes contratar un hosting con Webempresa (con tu primer dominio gratis). Comprar un theme muy pro en Themeforest y dibujar tu idea como un lienzo para mostrar.

Groupon comenzó creando como MVP un sitio en WordPress. Usó herramientas manuales como Apple Mail para enviar PDFs de los cupones.

Alternativamente puedes usar Shopify si lo tuyo es un ecommerce. Es un software en la nube, fácil de diseñar , robusto y que va bien para probar vender productos físicos.

7. Plataformas y Servicios SaaS.

Podemos usar plataformas como Amazon Web Services, Heroku o MongoDB o Facebook connect. Estos servicios pueden ayudarte a desarrollar tu MVP o producto mínimo viable usando menos recursos.

Ahorra tiempo y dinero usando frameworks de Twitter Bootstrap, Zurb Fundation, Ruby on Rails, Django, Bootstrap.js o Node.js.

8. Entrega Manual (Wizard of Oz).

Antes de construir un framework con muchos códigos tienes la alternativa de comenzar a hacer las entregas de tu producto o servicio manualmente. Se le atribuye el nombre de Mago de Oz porque lo que hacemos es construir la parte fácil de tu plataforma (MVP) dando la impresión que ya contamos con todas las funcionalidades aunque en realidad detrás se encuentra un proceso manual.

Por ejemplo la empresa Zappos se preguntaba si la gente compraría zapatos por internet. Una manera de saberlo era adquiriendo los productos y construyendo una elaborada plataforma y un sistema logístico potente. Pero se dieron cuenta de que podían hacerlo de una manera menos riesgosa. Tomaron fotos a los zapatos de tiendas como Foot Locker y las colgaron online. Cada vez que alguien les hacía una compra de zapatos simplemente iban a Foot Locker y hacían la compra personalmente. No era un modelo escalable y tampoco ganaron dinero, pero si validaron que la idea tenía tracción, es decir el objetivo del MVP.

MVP de Zappos

MVP DE ZAPPOS

Otros casos similares han sido los de TheLadders (un buscador de empleo para ejecutivos de altos cargos) o Zynga (proveedor de juegos sociales), ambos comenzaron construyendo un Producto Mínimo Viable.

Con esto lo que queremos decir es que tu MVP no es nunca tu producto final, ni tampoco debe competir con los estándares de calidad que tenga tu competencia. Tu producto mínimo viable es un producto con el cual llegar a los early adopters, y que a pesar de que esté inmaduro, resuelve un dolor y la gente está dispuesta a pagar por ello.

Testeando las Ideas

En esta etapa debemos identificar lo que queremos aprender, es decir, conseguir un aprendizaje real y válido para identificar lo que funciona y lo que no.

Testearemos sólo las hipótesis más importantes. No es investigar el color que puede tener tu sitio, sino si realmente el producto por sus características y core business gusta a la gente y pagará por ello.

Caso Práctico: eBook.

Digamos que nuestra idea es hacer un ebook. Queremos crear nuestro MVP o producto mínimo viable para testear la tracción. No decimos que vamos a hacer producto de porquería, nada de eso. Debes hacer un libro excelente. Nuestro libro debe tener una temática llamativa, es decir, hacemos una búsqueda (como hablamos en este post) para determinar si le importa a un mercado que está dispuesto a pagar y que la competencia no nos deje KO antes de comenzar.

Podemos hacerlo en un PDF e incorporar imágenes profesionales de sitios como Bigstock.com que tiene alguna promoción, crear esquemas o infografías. Una portada llamativa que puedes crear usando una herramienta llamada mycovermaker.com.

Podemos usar también papyruseditor.com para crear de una manera rápida y sencilla tu eBook usando formatos para laptops, tablets y teléfonos móviles.

Ahora nuestro eBook ya es una versión bastante parecida a lo que será el producto final y tiene las características básicas por la que creemos las personas pagarán, es decir, ya tenemos nuestro MVP. Podemos enviarlo a los amigos o grupos de Facebook que mejor se adapten a nuestro consumidor final. Necesitamos tener un feedback para hacer iteraciones en cuanto a precios, cover, esquematización del contenido, simplemente para ajustarlo un poco.

El siguiente paso viene ya a enfrentar nuestro eBook al consumidor. Podemos subir el eBook en Amazon. Ahora no somos autores reconocidos por lo que la mejor opción es optar por el programa de exclusividad llamado KDP Select. Amazon Kindle Direct Publishing te ofrece promocionar tu libro por 5 días a cambio de 90 días de exclusividad. Podemos también pedir alguna promoción en algún blog si no disponemos de uno propio.

Podemos también crear un video como MVP con muestras del libro y lo subimos a Youtube y hacemos marketing en redes sociales como Twitter, Google+, Pinterest o instagram a manera de promocionar y dar a conocer tu libro.

Mi eBook o MVP ha gustado a este nivel ¿y ahora?

Hemos llegado a un punto donde algunas de las suposiciones o hipótesis que teníamos han sido superadas. Tu sentido común y lo que has ganado hasta ahora puede decirte que tal buena es tu idea según los comentarios y ventas que has tenido. En caso de haber tenido un buen feedback, es el momento de hacer la única inversión monetaria que debes hacer. En este paso pasaremos a un nivel más profesional. Necesitamos ponerle un smoking a nuestro producto, es decir, crearemos una landing page.

Con la landing page vas a lograr mayor confianza, podrás poner un botón de prueba gratuita con algunas páginas del eBook dando mayor detalle sobre el libro. Además ganarás el 100% de cada venta y no el 70% como pasaría si lo vendieras en Amazon.

Te recomiendo comprar el hosting con Webempresa el cual te incluye el primer dominio gratis. También comprar una plantilla tipo landing page para eBook que puedes encontrar por entre 10 y 15 euros en Themeforest de Envato.

Luego creamos una opción para pagar con Paypal creándonos una cuenta verificada business y activamos el botón comprar. Ahora colocando nuestra url y utilizando nuestra propia imagen como la ruta debes pagar un fijo de 35 céntimos más 3,4% de transacción.

Una vez recibamos el pago nos llegará una notificación y ya podemos enviarle su eBook por correo. Esto se puede automatizar en caso de que tengas muchas ventas o simplemente no quieras ocuparte de este proceso.

Otra opción muy recomendada es Stripe. La diferencia con otras es que no redirige al cliente a otra plataforma para hacer el pago sino que lo hace en tu propia Web y solo verá una página con un “gracias por tu compra” donde luego podrá imprimir el recibo. Ya ves, con esta opción la compra es mucho más fluida.

Aquí tendrás que pagar 30 céntimos fijo más una comisión de 2,9%. También debes pagar unos 70EUR al año por la contratación del servicio de certificados SSL en el que además tendrás como ventaja que ahora Google premia un poco los que tienen este certificado con un mejor posicionamiento.

Por supuesto tienes la opción de hacerlo con un banco con comisiones más bajas pero considera un pago de alta y el mantenimiento si no facturas un mínimo.

Crea algunos ads en Google para que evalúes tu radio de conversión y captures algunos correos. Esto no es para vender sino simplemente para medir el impacto de tu producto y recoger data.

Pivotar

Pivotar es iterar el modelo de negocios hasta encontrar el más adecuado, es decir, vas a ir dando vueltas desde la primera concepción del modelo de negocio hasta el producto final haremos habitualmente varios prototipos que aceptarás o descartarás hasta dar con el que ofrezca mayor valor. El cliente es clave en el proceso ya que no somos nosotros los que decidiremos qué es lo mejor sino lo que el cliente realmente quiere.

Es muy importante saber el momento adecuado para pivotar, ya que debe haber una necesidad real de hacer cambios profundos en el modelo de negocios.

¿Cuando pivotar?

Básicamente cuando nuestra visión no es lo que quiere el cliente. Digamos que estamos construyendo algo que el cliente no valora lo suficiente como para pagar por ello. En este punto debemos ser capaces de aceptar los fallos y reevaluar la propuesta de valor.

¿Qué tomar en cuenta?

Debemos pivotar con base a lo que hemos adquirido. No es pivotar sin antes haber dado un tiempo suficiente para que la idea demuestre su potencial.

Toma en cuenta las señales de tu embudo de conversión. Si notas que tras varias iteraciones no se producen cambios en las tasas de conversión, con mucha probabilidad implicaría que el modelo de negocio no está funcionando y es un buen indicio para pivotar.

Lo que pivotamos no es el producto o servicio sino la visión, es decir, el modelo de negocio. Enfoca de nuevo la manera como piensas que puedes resolver el problema.

Conclusión.

Ve poco a poco hacia lo que debe ser el producto dándole a los early users la máxima experiencia posible.

Aprendiendo el tamaño de la audiencia podrás atraer clientes a tu producto antes de invertir recursos técnicos. Construye una comunidad y valida que están dispuestos a pagar por tu producto antes de invertir.

Construyendo tu MVP o Producto Mínimo viable podrás saber qué es lo que realmente requiere tu producto y sabrás que es exactamente lo que necesitas automatizar antes de invertir una cantidad importante de dinero.

La idea es dejar de ser un “quiero ser emprendedor” a emprendedor. Aquellos que gastan dinero antes de ganarlo por mal camino van. La mayoría de los emprendedores exitosos han fallado unas 10 o 15 veces antes de llegar a su éxito ¿Cuántas has fallado tú?